by Emerson Giraldo
Visto: 2936

Síndrome del jefe de producción

 

Cuando escuchamos la palabra síndrome se viene a la mente alguna enfermedad o como diría el diccionario "diversos síntomas que caracteriza alguna enfermedad". Cuando decimos síndrome del jefe de producción nos referimos efectivamente a un conjunto de comportamientos que experimentan las personas que están a cargo de una planta de manufactura o servicios, las cuales manifiestan a través de sus expresiones corporales o verbales, lo que algunos dirían “estrés” y que se ve reflejado en incapacidades, estados de ánimo cambiante, frustración, decepción, etc.

Este síndrome cada día se vuelve más común entre los jefes, coordinadores o supervisores, los cuales en su día a día se ven enfrentados a situaciones tan cambiantes que no les permite realizar un adecuado ejercicio de planeación que les facilite su día a día. Esta falta de planeación, atribuida casi siempre a falta de tiempo, puede ser el reflejo de que la persona no está totalmente preparada para ejercer este tipo de cargos, el cual por su naturaleza no es fácil, y normalmente desencadena en deserciones tempranas de las organizaciones acarreando altos costos para las empresas y un sentimiento de no querer volver jamás a una planta de producción (manufactura o servicios) por parte de la persona que lo sufre.

Cuando realizamos los seminarios a jefes de producción, normalmente les hacemos las preguntas que aparecen a continuación, y sus respuestas son indicios de que están próximos a contraer el síndrome. Los invitamos a que  los lean detenidamente y compartan con nosotros sus comentarios.

¿Algún «si»?

  • ¿Trabaja muchas horas extras?
  • ¿Alguna vez ha sentido que los frutos del trabajo no se reconocen? ¿Que los frutos del trabajo no se ven?
  • ¿Siente que su jefe no lo comprende?
  • ¿Llega a la casa y de la empresa lo solicitan?
  • ¿Trabaja domingos y festivos?
  • ¿Dedica más tiempo a «Apagar incendios» que a planear?
  • ¿La empresa tiene una alta tasa de rotación de personal?
  • ¿El indicador de accidentalidad es alto?

 

¿Algún «no»?

  • ¿Tiene registros actualizados de eficiencia? y ¿Toma acciones con esos registros?
  • ¿Conoce la capacidad de la planta?
  • ¿Conoce el punto de equilibrio de la planta?
  • ¿Sabe cuáles son los productos más rentables?
  • ¿Tiene el personal calificado para las labores encomendadas?
  • ¿Tiene registros actualizados de calidad? y ¿Toma acciones con esos registros?
  • ¿Tiene registros actualizados de utilización? y ¿Toma acciones con esos registros?
  • ¿Tiene claro el objetivo de su proceso?
  • ¿Sus listas de materiales son confiables?
  • ¿Conoce su cadena de abastecimiento?
  • ¿Su distribución en planta es adecuada?
  • ¿Tiene una metodología clara de introducción de nuevos productos?
  • ¿Tiene la matriz de riesgos actualizada?
  • ¿Los puestos de trabajo son ergonómicos?
  • ¿Realiza la planeación en sus tres horizontes?
  • ¿Son confiables los tiempos de fabricación?
  • ¿La empresa tiene claramente identificados y asignados los costos de operación?
  • ¿Su proceso está alineado con la estrategia de la empresa?